Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro

Flecha_Izq_Centro
 

 


 

Ignasi Aballí

Llistats (Cine), 1997-2005

Fotografía | Impresión digital sobre papel fotográfico

150 x 105 cm.

IA.0008-

Una de las líneas de trabajo principales en la práctica artística de Ignasi Aballí tiene que ver con el tiempo, con el ritmo, con el consumo de imágenes e información al cual nos vemos sometidos. En ocasiones, el artista prácticamente desaparece como sujeto, dejando que la acumulación de polvo o la acción corrosiva del sol sobre distintos materiales den forma al trabajo. Otras veces colecciona, recolecta e inventaría compulsivamente, acumulando material e información de distintas procedencias y moldeando un gigantesco archivo. Pero casi siempre, el tiempo se dilata en los procesos, proponiendo una atención paciente, opuesta a la prisa habitual en la sociedad contemporánea.

Este es el caso de los listados, una serie de trabajos que Aballí lleva realizando desde que en 1997 comenzó a recortar palabras y números de los periódicos que hojeaba y leía cada día. Partiendo de un acto ritual, que muchos ciudadanos repiten a diario al leer la prensa, y tomándolo como espacio de trabajo personal, los listados tienen distintas líneas de desarrollo. Por un lado, al archivarlos y agruparlos a partir de ciertas características comunes, ofrecen una lectura distinta, una imagen mental y un nuevo significado. Por el otro, al reubicar la información, desprendiéndola de su contexto original y generando una nueva posibilidad de lectura, se genera un movimiento de traslación performativo.

Cifras y letras; estas unidades básicas de información son la materia prima de los listados. Las palabras suelen aparecer en relación con números, que apuntan a cantidades de cosas: personas, muertos, dinero, desaparecidos, años, inmigrantes, droga…¿qué sucede cuando se descontextualizan estas enumeraciones y se enmarcan con otras similares, agrupándolas juntas? Si pensamos en la procedencia de estas –la prensa diaria- podemos imaginarlas como pequeños retazos de realidad, minúsculas secciones de problemáticas y cuestiones sociales que se agrupan según su temática y, al hacerlo, generan un nuevo escenario de comprensión. Más allá, si volvemos a agrupar algunas de esas listas por temas o intereses, podemos generar una suerte de genealogías. Por ejemplo, las tres piezas de la colección Cal Cego, que se enmarcan en la esfera de la creación: artistas, obras y cine; ¿podríamos a partir de ahí generar un análisis de cómo se percibe el ámbito creativo durante determinado periodo de tiempo?

Enfrentarnos a los listados nos hace plantearnos cuestiones como la forma en la que asimilamos la información, la velocidad a la que esta aparece y desaparece, las distintas posibilidades de lectura o incluso cómo se tratan determinados temas en los mass-media. ¿Cual es la relación entre el lenguaje, los números, el consumo de imágenes e información y la realidad? ¿Cómo se transforma esa realidad en cifras y letras? Tratar de descifrar cuestiones como ésta puede ayudarnos a comprender el mundo que nos rodea, y, sobre todo, cómo ese mundo es codificado, comunicado y asimilado.

Juan Canela

 


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

 

 


 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Ignasi Aballí

Llistats (Obres), 1997-2005

Fotografía | Impresión digital sobre papel fotográfico
150 x 105 cm.

IA.0007-

Una de las líneas de trabajo principales en la práctica artística de Ignasi Aballí tiene que ver con el tiempo, con el ritmo, con el consumo de imágenes e información al cual nos vemos sometidos. En ocasiones, el artista prácticamente desaparece como sujeto, dejando que la acumulación de polvo o la acción corrosiva del sol sobre distintos materiales den forma al trabajo.  Otras veces colecciona, recolecta e inventaría compulsivamente, acumulando material e información de distintas procedencias y moldeando un gigantesco archivo.  Pero casi siempre, el tiempo se dilata en los procesos, proponiendo una atención paciente, opuesta a la prisa habitual en la sociedad contemporánea. 

Este es el caso de los listados,  una serie de trabajos que Aballí lleva realizando desde que en  1997 comenzó a recortar palabras y números de los periódicos que hojeaba y leía cada día. Partiendo de un acto ritual, que muchos ciudadanos repiten a diario al leer la prensa, y tomándolo como espacio de trabajo personal, los listados tienen distintas líneas de desarrollo. Por un lado, al archivarlos y agruparlos a partir de ciertas características comunes, ofrecen una lectura distinta, una imagen mental y un nuevo significado. Por el otro, al reubicar la información, desprendiéndola de su contexto original y generando una nueva posibilidad de lectura, se genera un movimiento de traslación performativo.

Cifras y letras; estas unidades básicas de información son la materia prima de los listados. Las palabras suelen aparecer en relación con números, que apuntan a cantidades de cosas: personas, muertos, dinero, desaparecidos, años, inmigrantes, droga…¿qué sucede cuando se descontextualizan estas enumeraciones y se enmarcan con otras similares, agrupándolas juntas?  Si pensamos en la procedencia de estas –la prensa diaria- podemos imaginarlas como pequeños retazos de realidad, minúsculas secciones de problemáticas y cuestiones sociales que se agrupan según su temática y, al hacerlo, generan un nuevo escenario de comprensión. Más allá, si volvemos a agrupar algunas de esas listas por temas o intereses, podemos generar una suerte de genealogías. Por ejemplo, las tres piezas de la colección Cal Cego, que se enmarcan en la esfera de la creación: artistas, obras y cine; ¿podríamos a partir de ahí generar un análisis de cómo se percibe el ámbito creativo durante determinado periodo de tiempo?  

Enfrentarnos a los listados nos hace plantearnos cuestiones como la forma en la que asimilamos la información, la velocidad a la que esta aparece y desaparece,  las distintas posibilidades de lectura o incluso cómo se tratan determinados temas en los mass-media. ¿Cual es la relación entre el lenguaje, los números, el consumo de imágenes e información y la realidad? ¿Cómo se transforma esa realidad en cifras y letras? Tratar de descifrar cuestiones como ésta puede ayudarnos a comprender el mundo que nos rodea, y, sobre todo, cómo ese mundo es codificado, comunicado y asimilado.

Juan Canela


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

linea_baja


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro
 

 


 

Ignasi Aballí

Llistats (Artistes), 1997-2005

Fotografía | Impresión digital sobre papel fotográfico

150 x 105 cm.

IA.0006-

Una de las líneas de trabajo principales en la práctica artística de Ignasi Aballí tiene que ver con el tiempo, con el ritmo, con el consumo de imágenes e información al cual nos vemos sometidos. En ocasiones, el artista prácticamente desaparece como sujeto, dejando que la acumulación de polvo o la acción corrosiva del sol sobre distintos materiales den forma al trabajo.  Otras veces colecciona, recolecta e inventaría compulsivamente, acumulando material e información de distintas procedencias y moldeando un gigantesco archivo.  Pero casi siempre, el tiempo se dilata en los procesos, proponiendo una atención paciente, opuesta a la prisa habitual en la sociedad contemporánea.
Este es el caso de los listados,  una serie de trabajos que Aballí lleva realizando desde que en  1997 comenzó a recortar palabras y números de los periódicos que hojeaba y leía cada día. Partiendo de un acto ritual, que muchos ciudadanos repiten a diario al leer la prensa, y tomándolo como espacio de trabajo personal, los listados tienen distintas líneas de desarrollo. Por un lado, al archivarlos y agruparlos a partir de ciertas características comunes, ofrecen una lectura distinta, una imagen mental y un nuevo significado. Por el otro, al reubicar la información, desprendiéndola de su contexto original y generando una nueva posibilidad de lectura, se genera un movimiento de traslación performativo.

Cifras y letras; estas unidades básicas de información son la materia prima de los listados. Las palabras suelen aparecer en relación con números, que apuntan a cantidades de cosas: personas, muertos, dinero, desaparecidos, años, inmigrantes, droga…¿qué sucede cuando se descontextualizan estas enumeraciones y se enmarcan con otras similares, agrupándolas juntas?  Si pensamos en la procedencia de estas –la prensa diaria- podemos imaginarlas como pequeños retazos de realidad, minúsculas secciones de problemáticas y cuestiones sociales que se agrupan según su temática y, al hacerlo, generan un nuevo escenario de comprensión. Más allá, si volvemos a agrupar algunas de esas listas por temas o intereses, podemos generar una suerte de genealogías. Por ejemplo, las tres piezas de la colección Cal Cego, que se enmarcan en la esfera de la creación: artistas, obras y cine; ¿podríamos a partir de ahí generar un análisis de cómo se percibe el ámbito creativo durante determinado periodo de tiempo?

Enfrentarnos a los listados nos hace plantearnos cuestiones como la forma en la que asimilamos la información, la velocidad a la que esta aparece y desaparece,  las distintas posibilidades de lectura o incluso cómo se tratan determinados temas en los mass-media. ¿Cual es la relación entre el lenguaje, los números, el consumo de imágenes e información y la realidad? ¿Cómo se transforma esa realidad en cifras y letras? Tratar de descifrar cuestiones como ésta puede ayudarnos a comprender el mundo que nos rodea, y, sobre todo, cómo ese mundo es codificado, comunicado y asimilado.

Juan Canela


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro


 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Ignasi Aballí

Pols (10 anys a l’estudi) 2005

Pintura | Técnica mixta | polvo sobre tela
50 x 50 cm.

IA.0003-

Uno de los ejes centrales del trabajo de Ignasi Aballí es la imposibilidad de la pintura. A menudo, el artista vincula esta investigación con la noción de huellas o restos: las marcas que dejaba el sol en la pared de su estudio y daba origen a una serie de “pinturas”, las huellas de los zapatos apoyados contra la pared que se convierten en el recuerdo de “Personas” que estuvieron en un lugar, o el polvo que se acumula sobre una tela de 50 x 50 centímetros tras dejarla reposar durante diez años en el suelo de su estudio.

Ignasi Aballí habla pues de la imposibilidad de la pintura y para ello deja de pintar, deja de intervenir directamente en el objeto resultante. En otras palabras, cede su papel al sol, a una serie de colaboradores o al tiempo y la suciedad que dejan la impronta de su presencia. La imposibilidad de representar acontece en el lugar de creación del artista, en su estudio, que es también el espacio de experimentación y de reflexión. Probablemente, mientras el polvo daba forma a “Pols (10 anys a l’estudi)”, Aballí debía estar ocupado recortando interminables listados de los periódicos o cubriendo metódicamente con Tipp-Ex la superficie de un espejo para “corregirlo”, haciendo interminables cartas de colores, acumulando los restos textiles atrapados en los tambores de las secadoras o quizá, dejando secar diferentes tipos de pinturas.

“No hay solución, porque no hay problema”. Y por eso, Marcel Duchamp dejó que durante unos meses el mítico “Le Gran Verre” (1915-1923) reposase en el suelo de su estudio y se llenase de polvo. Man Ray evidenció con su fotografía “Dust breeding (Elevage de poussière)” (1920) que los factores externos formaban parte del proceso. Como Duchamp, Aballí deja que el polvo finalice su obra.

Oponiéndose al ambiente a menudo aséptico de los espacios expositivos, Aballí incorpora el polvo y la suciedad. Transforma la sutileza en opacidad y en acumulación. El polvo en este caso señala el paso del tiempo, la huella y la memoria, la imposibilidad de pintar (aunque no su renuncia), el análisis crítico de sus discursos, la necesidad de representar, la incorporación de materiales y objetos encontrados.

Pero la actitud de Aballí no es un caso aislado. En un texto suyo titulado “Breve historia de casi nada” (Butlletí núm 21, Centre d’Art Santa Mònica, Barcelona, febrero 2006), traza una genealogía de artistas que “han preferido eliminar a añadir, la contención a la expresión, sugerir a decir, la ausencia a la presencia, lo visual a lo visible”: Yves Klein y el vacío, John Cage y sus 4’33” de silencio, la “Closed Gallery Piece” de Robert Barry, el silencio de Marcel Duchamp…

Al igual que el Bartleby del relato de Herman Melville, Aballí es un verdadero Bartleby. Como el Dr. Pasavento y otros protagonistas de los libros de Vila-Matas, Ignasi Aballí intenta desaparecer. Pero no lo hace emulando a Walser y apartándose del mundo, sino que desaparece de sus obras, dejando que sean el sol, el polvo, el tiempo o el material encontrado por casualidad los que van definiendo sus trabajos. Él es un claro ejemplo de “artista del no” cuya negación es más radical precisamente por su falta de espectacularidad.

Montse Badia 


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

linea_baja