Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro

Flecha_Izq_Centro
 

 


 

Ignasi Aballí

Llistats (Cine), 1997-2005

Fotografía | Impresión digital sobre papel fotográfico

150 x 105 cm.

IA.0008-

Una de las líneas de trabajo principales en la práctica artística de Ignasi Aballí tiene que ver con el tiempo, con el ritmo, con el consumo de imágenes e información al cual nos vemos sometidos. En ocasiones, el artista prácticamente desaparece como sujeto, dejando que la acumulación de polvo o la acción corrosiva del sol sobre distintos materiales den forma al trabajo. Otras veces colecciona, recolecta e inventaría compulsivamente, acumulando material e información de distintas procedencias y moldeando un gigantesco archivo. Pero casi siempre, el tiempo se dilata en los procesos, proponiendo una atención paciente, opuesta a la prisa habitual en la sociedad contemporánea.

Este es el caso de los listados, una serie de trabajos que Aballí lleva realizando desde que en 1997 comenzó a recortar palabras y números de los periódicos que hojeaba y leía cada día. Partiendo de un acto ritual, que muchos ciudadanos repiten a diario al leer la prensa, y tomándolo como espacio de trabajo personal, los listados tienen distintas líneas de desarrollo. Por un lado, al archivarlos y agruparlos a partir de ciertas características comunes, ofrecen una lectura distinta, una imagen mental y un nuevo significado. Por el otro, al reubicar la información, desprendiéndola de su contexto original y generando una nueva posibilidad de lectura, se genera un movimiento de traslación performativo.

Cifras y letras; estas unidades básicas de información son la materia prima de los listados. Las palabras suelen aparecer en relación con números, que apuntan a cantidades de cosas: personas, muertos, dinero, desaparecidos, años, inmigrantes, droga…¿qué sucede cuando se descontextualizan estas enumeraciones y se enmarcan con otras similares, agrupándolas juntas? Si pensamos en la procedencia de estas –la prensa diaria- podemos imaginarlas como pequeños retazos de realidad, minúsculas secciones de problemáticas y cuestiones sociales que se agrupan según su temática y, al hacerlo, generan un nuevo escenario de comprensión. Más allá, si volvemos a agrupar algunas de esas listas por temas o intereses, podemos generar una suerte de genealogías. Por ejemplo, las tres piezas de la colección Cal Cego, que se enmarcan en la esfera de la creación: artistas, obras y cine; ¿podríamos a partir de ahí generar un análisis de cómo se percibe el ámbito creativo durante determinado periodo de tiempo?

Enfrentarnos a los listados nos hace plantearnos cuestiones como la forma en la que asimilamos la información, la velocidad a la que esta aparece y desaparece, las distintas posibilidades de lectura o incluso cómo se tratan determinados temas en los mass-media. ¿Cual es la relación entre el lenguaje, los números, el consumo de imágenes e información y la realidad? ¿Cómo se transforma esa realidad en cifras y letras? Tratar de descifrar cuestiones como ésta puede ayudarnos a comprender el mundo que nos rodea, y, sobre todo, cómo ese mundo es codificado, comunicado y asimilado.

Juan Canela

 


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

 

 


 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Ignasi Aballí

Llistats (Obres), 1997-2005

Fotografía | Impresión digital sobre papel fotográfico
150 x 105 cm.

IA.0007-

Una de las líneas de trabajo principales en la práctica artística de Ignasi Aballí tiene que ver con el tiempo, con el ritmo, con el consumo de imágenes e información al cual nos vemos sometidos. En ocasiones, el artista prácticamente desaparece como sujeto, dejando que la acumulación de polvo o la acción corrosiva del sol sobre distintos materiales den forma al trabajo.  Otras veces colecciona, recolecta e inventaría compulsivamente, acumulando material e información de distintas procedencias y moldeando un gigantesco archivo.  Pero casi siempre, el tiempo se dilata en los procesos, proponiendo una atención paciente, opuesta a la prisa habitual en la sociedad contemporánea. 

Este es el caso de los listados,  una serie de trabajos que Aballí lleva realizando desde que en  1997 comenzó a recortar palabras y números de los periódicos que hojeaba y leía cada día. Partiendo de un acto ritual, que muchos ciudadanos repiten a diario al leer la prensa, y tomándolo como espacio de trabajo personal, los listados tienen distintas líneas de desarrollo. Por un lado, al archivarlos y agruparlos a partir de ciertas características comunes, ofrecen una lectura distinta, una imagen mental y un nuevo significado. Por el otro, al reubicar la información, desprendiéndola de su contexto original y generando una nueva posibilidad de lectura, se genera un movimiento de traslación performativo.

Cifras y letras; estas unidades básicas de información son la materia prima de los listados. Las palabras suelen aparecer en relación con números, que apuntan a cantidades de cosas: personas, muertos, dinero, desaparecidos, años, inmigrantes, droga…¿qué sucede cuando se descontextualizan estas enumeraciones y se enmarcan con otras similares, agrupándolas juntas?  Si pensamos en la procedencia de estas –la prensa diaria- podemos imaginarlas como pequeños retazos de realidad, minúsculas secciones de problemáticas y cuestiones sociales que se agrupan según su temática y, al hacerlo, generan un nuevo escenario de comprensión. Más allá, si volvemos a agrupar algunas de esas listas por temas o intereses, podemos generar una suerte de genealogías. Por ejemplo, las tres piezas de la colección Cal Cego, que se enmarcan en la esfera de la creación: artistas, obras y cine; ¿podríamos a partir de ahí generar un análisis de cómo se percibe el ámbito creativo durante determinado periodo de tiempo?  

Enfrentarnos a los listados nos hace plantearnos cuestiones como la forma en la que asimilamos la información, la velocidad a la que esta aparece y desaparece,  las distintas posibilidades de lectura o incluso cómo se tratan determinados temas en los mass-media. ¿Cual es la relación entre el lenguaje, los números, el consumo de imágenes e información y la realidad? ¿Cómo se transforma esa realidad en cifras y letras? Tratar de descifrar cuestiones como ésta puede ayudarnos a comprender el mundo que nos rodea, y, sobre todo, cómo ese mundo es codificado, comunicado y asimilado.

Juan Canela


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

linea_baja


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro
 

 


 

Ignasi Aballí

Llistats (Artistes), 1997-2005

Fotografía | Impresión digital sobre papel fotográfico

150 x 105 cm.

IA.0006-

Una de las líneas de trabajo principales en la práctica artística de Ignasi Aballí tiene que ver con el tiempo, con el ritmo, con el consumo de imágenes e información al cual nos vemos sometidos. En ocasiones, el artista prácticamente desaparece como sujeto, dejando que la acumulación de polvo o la acción corrosiva del sol sobre distintos materiales den forma al trabajo.  Otras veces colecciona, recolecta e inventaría compulsivamente, acumulando material e información de distintas procedencias y moldeando un gigantesco archivo.  Pero casi siempre, el tiempo se dilata en los procesos, proponiendo una atención paciente, opuesta a la prisa habitual en la sociedad contemporánea.
Este es el caso de los listados,  una serie de trabajos que Aballí lleva realizando desde que en  1997 comenzó a recortar palabras y números de los periódicos que hojeaba y leía cada día. Partiendo de un acto ritual, que muchos ciudadanos repiten a diario al leer la prensa, y tomándolo como espacio de trabajo personal, los listados tienen distintas líneas de desarrollo. Por un lado, al archivarlos y agruparlos a partir de ciertas características comunes, ofrecen una lectura distinta, una imagen mental y un nuevo significado. Por el otro, al reubicar la información, desprendiéndola de su contexto original y generando una nueva posibilidad de lectura, se genera un movimiento de traslación performativo.

Cifras y letras; estas unidades básicas de información son la materia prima de los listados. Las palabras suelen aparecer en relación con números, que apuntan a cantidades de cosas: personas, muertos, dinero, desaparecidos, años, inmigrantes, droga…¿qué sucede cuando se descontextualizan estas enumeraciones y se enmarcan con otras similares, agrupándolas juntas?  Si pensamos en la procedencia de estas –la prensa diaria- podemos imaginarlas como pequeños retazos de realidad, minúsculas secciones de problemáticas y cuestiones sociales que se agrupan según su temática y, al hacerlo, generan un nuevo escenario de comprensión. Más allá, si volvemos a agrupar algunas de esas listas por temas o intereses, podemos generar una suerte de genealogías. Por ejemplo, las tres piezas de la colección Cal Cego, que se enmarcan en la esfera de la creación: artistas, obras y cine; ¿podríamos a partir de ahí generar un análisis de cómo se percibe el ámbito creativo durante determinado periodo de tiempo?

Enfrentarnos a los listados nos hace plantearnos cuestiones como la forma en la que asimilamos la información, la velocidad a la que esta aparece y desaparece,  las distintas posibilidades de lectura o incluso cómo se tratan determinados temas en los mass-media. ¿Cual es la relación entre el lenguaje, los números, el consumo de imágenes e información y la realidad? ¿Cómo se transforma esa realidad en cifras y letras? Tratar de descifrar cuestiones como ésta puede ayudarnos a comprender el mundo que nos rodea, y, sobre todo, cómo ese mundo es codificado, comunicado y asimilado.

Juan Canela


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro


 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Ignasi Aballí

Pols (10 anys a l’estudi) 2005

Pintura | Técnica mixta | polvo sobre tela
50 x 50 cm.

IA.0003-

Uno de los ejes centrales del trabajo de Ignasi Aballí es la imposibilidad de la pintura. A menudo, el artista vincula esta investigación con la noción de huellas o restos: las marcas que dejaba el sol en la pared de su estudio y daba origen a una serie de “pinturas”, las huellas de los zapatos apoyados contra la pared que se convierten en el recuerdo de “Personas” que estuvieron en un lugar, o el polvo que se acumula sobre una tela de 50 x 50 centímetros tras dejarla reposar durante diez años en el suelo de su estudio.

Ignasi Aballí habla pues de la imposibilidad de la pintura y para ello deja de pintar, deja de intervenir directamente en el objeto resultante. En otras palabras, cede su papel al sol, a una serie de colaboradores o al tiempo y la suciedad que dejan la impronta de su presencia. La imposibilidad de representar acontece en el lugar de creación del artista, en su estudio, que es también el espacio de experimentación y de reflexión. Probablemente, mientras el polvo daba forma a “Pols (10 anys a l’estudi)”, Aballí debía estar ocupado recortando interminables listados de los periódicos o cubriendo metódicamente con Tipp-Ex la superficie de un espejo para “corregirlo”, haciendo interminables cartas de colores, acumulando los restos textiles atrapados en los tambores de las secadoras o quizá, dejando secar diferentes tipos de pinturas.

“No hay solución, porque no hay problema”. Y por eso, Marcel Duchamp dejó que durante unos meses el mítico “Le Gran Verre” (1915-1923) reposase en el suelo de su estudio y se llenase de polvo. Man Ray evidenció con su fotografía “Dust breeding (Elevage de poussière)” (1920) que los factores externos formaban parte del proceso. Como Duchamp, Aballí deja que el polvo finalice su obra.

Oponiéndose al ambiente a menudo aséptico de los espacios expositivos, Aballí incorpora el polvo y la suciedad. Transforma la sutileza en opacidad y en acumulación. El polvo en este caso señala el paso del tiempo, la huella y la memoria, la imposibilidad de pintar (aunque no su renuncia), el análisis crítico de sus discursos, la necesidad de representar, la incorporación de materiales y objetos encontrados.

Pero la actitud de Aballí no es un caso aislado. En un texto suyo titulado “Breve historia de casi nada” (Butlletí núm 21, Centre d’Art Santa Mònica, Barcelona, febrero 2006), traza una genealogía de artistas que “han preferido eliminar a añadir, la contención a la expresión, sugerir a decir, la ausencia a la presencia, lo visual a lo visible”: Yves Klein y el vacío, John Cage y sus 4’33” de silencio, la “Closed Gallery Piece” de Robert Barry, el silencio de Marcel Duchamp…

Al igual que el Bartleby del relato de Herman Melville, Aballí es un verdadero Bartleby. Como el Dr. Pasavento y otros protagonistas de los libros de Vila-Matas, Ignasi Aballí intenta desaparecer. Pero no lo hace emulando a Walser y apartándose del mundo, sino que desaparece de sus obras, dejando que sean el sol, el polvo, el tiempo o el material encontrado por casualidad los que van definiendo sus trabajos. Él es un claro ejemplo de “artista del no” cuya negación es más radical precisamente por su falta de espectacularidad.

Montse Badia 


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

linea_baja

 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro
 

 


 

Ignasi Aballí

Disparition, 2002

Vídeo | DVD | b/n | subtítulos |
160′

 

El vídeo “Disparition” (Desaparición) forma parte de un amplio proyecto de Ignasi Aballí sobre Georges Perec, en el que hay que incluir la serie de carteles sobre los guiones cinematográficos del escritor francés. En este caso, y casi como oposición a los carteles que hablan de películas que no vemos, ha utilizado un guión de Perec, “Signe Particulier: néant”, para realizar una película. Como si de subtítulos se tratase el guión entero va apareciendo en la parte inferior de la pantalla, mientras en el resto aparecen imágenes sacadas de la prensa y los medios de comunicación. Son imágenes estáticas que se suceden mecánicamente tras un fundido en negro y a las que parece que el texto de Perec acompaña. Además, esas imágenes dispersas mantienen una cualidad común: los rostros de todas las personas que aparecen han sido borrados por Ignasi Aballí.

El borrado de los rostros viene a recuperar la estrategia fundamental del libro en el que está basada la serie de Ignasi Aballí: “La disparition”. Si en el libro de Perec ha desaparecido la letra “e”, aquí lo que ha desaparecido son los rostros. Pero más allá también lo que ha desaparecido es la referencia de la imagen. El pie de foto original con el que salían esas imágenes en prensa ya no está. Igualadas, sin rostros y sin los pies originales esas fotos quedan vacías y no remiten a nada. Justamente esa nada (“néant”) es la que indica el título del guión de Perec.

En lugar de los pies originales la única guía de lectura son las palabras del guión de Perec. De tal manera que en realidad se produce un hiato entre imagen y escritura. En ese hiato, igual que sucede en los carteles, Ignasi Aballí ofrece toda la posibilidad de construcción del sentido al espectador, que crea nuevas relaciones para lo que se sucede en la pantalla.

Un último elemento de fidelidad a Perec tiene que ver con lo que el escritor francés denominaba lo “infraordinario” (relacionado con lo “infraleve” de Marcel Duchamp). En definitiva esa sucesión de imágenes entresacadas de la prensa forman una descripción ninuciosa y, a veces, anecdótica de la realidad. Ignasi Aballí como Perec también tiende a la recolección, clasificación y ordenamiento de esa dispersión.

Solo que la sucesión continua tiende a disolver cualquier particularidad de cada imagen y abandonarlas a un terreno de nada: la sucesión acaba igualándolas y dejándolas desprovistas de significado… no significan nada.

La serie “Desapariciones” ha sido especialmente significativa en la trayectoria de Ignasi Aballí. Si por un lado ya había trabajado sobre el silencio, el vacío o la nada en obras que recogían la idea de la pintura como error, o que tenían que ver con la imposibilidad de hacer nada, en “Desapariciones” esa reflexión sobre la materia de la pintura y el quehacer artístico da un giro para, a través del cine, especular sobre la posibilidad significativa de las imágenes en un mundo saturado de ellas. Un tipo de reflexión que sobrepasa el marco del arte y, con no pocas dosis de sentido del humor, toma matices existenciales, especialmente presenten en las series de “Listados” en las que la ordenación de cifras de muertos o personas aparecidas en los periódicos borra su significación y su especificidad.

David G. Torres  


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

 

 

 


 

 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro
 

 


 

Ignasi Aballí

Desapariciones, 2002

Instalación | Impresiones digitales prolaser sobre papel fotográfico y caja de luz
169 x 119 cm. (x24)

IA.0001-
 

“Desapariciones” está formada por una serie carteles de películas. La característica común es que “ilustran” o anuncian filmes basados en guiones del escritor francés Georges Perec. Guiones que Perec escribió a lo largo de su vida, pero que en muchos casos no fueron llevados a la pantalla. Así que se trata de carteles de películas inexistentes en su mayoría. Finalmente, muchas de las imágenes que aparecen en los posters y que en principio darían pie a una supuesta película están recuperadas de obras anteriores o en proceso de Ignasi Aballí.
Perec es una de las referencias de Ignasi Aballí y con él comparte no pocas inquietudes. La recurrencia a la ausencia, evidente en la novela “La Disparition”, escrita sin que aparezca nunca la letra “e”, la más habitual en francés, es también persistente en el trabajo de Ignasi Aballí: cuadros corregidos con Tipp-Ex, huellas de supuestos visitantes en las paredes… El cuestionamiento de la narrativa, con el hecho de contar algo, en Perec se correspondería con una cierta imposibilidad para representar algo en el caso de Ignasi Aballí, o la crisis de la representación llevada al extremo en cuadros en los que no hay nada a ver. Y ligado a ello la tendencia a autoimponerse elementos mecánicos para la realización de la obra: ordenar listados y clasificaciones o escribir sin una letra, en un caso; y listados y más clasificaciones o preparar una pintura sin que llegue a llevarse a cabo (dejar secar botes de pintura), en el otro.
En coherencia con esa ausencia, los carteles de películas de Ignasi Aballí en “Desapariciones” no remiten a ninguna película, remiten entonces a una ausencia, a una desaparición. Y en esa desaparición, siguiendo al pie de la letra a Marcel Duchamp en “Le procesus creatif”, es el espectador el que finaliza la obra, el que, en este caso, hace una película no existente.
Pero, una peculiaridad, las imágenes, en principio abiertas a la interpretación, hablan: de más desapariciones (un libro en blanco, un cartel caído); de la propia película sin hacer (una pantalla vacía o rollos de película); de errores, espacios vacíos, correcciones o clasificaciones de lo que enuncia el título (“La mujer destrozada” enumera las partes del cuerpo). Sobre películas inexistentes, Ignasi Aballí ha elaborado carteles que hablan de esa misma desaparición.
Finalmente, la elaboración de los carteles implica también la autoimposición de un trabajo mecánico, un elemento presente en el trabajo de Ignasi Aballí y de Perec. Es mecánico en la medida en la que se concentra en ilustrar los guiones de Perec, de la misma manera que recolecta trozos de diarios (“Listados”). En ambos casos la mecánica aleja elementos expresivos o subjetivos en la obra y, aquí, expone como posibilidad de representación la re-representación. Una estrategia en sintonía con escritores como Enrique Vila-Matas para los que la escritura pasa por la re-escritura y para los que hacer pasa por re-hacer.

David G. Torres

Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

 

 


 

 

 

Crewdson, Aballi y Bustamante
En La Panera y Artium

Crewdson


Medianoche en la ciudad

“Dream House” y “Untitled (Oasis)” de Gregory Crewdson, “Desapariciones” de Ignasi Aballí y “Lumière 04.03.2003” y “Lumière 01.03.2003” de Jean-Marc Bustamante, pertenecientes a la colección Cal Cego, forman parte de la exposición Medianoche en la ciudad, comsisariada por Jose Miguel G. Cortés, en La Panera, Lleida y en Artium, Vitoria.

Del 2 de octubre de 2010 al 9 de enero de 2011 y del 28 de enero al 27 de marzo de 2011



Jeff Wall

Guggenheim Museum, Bilbao

JW.0001

 


Haunted: fotografía – video – performance contemporáneos

Jeff Wall en el Guggenheim Museum Bilbao

“Rear 304 E. 25 Ave, Vancouver 9 May 1997 1.14 & 1.17 pm”, 1997 de Jeff Wall, perteneciente a la colección Cal Cego, forma parte de la exposición “Haunted: fotografia – video – performance contemporáneos”, comisariada por Jennifer Blessing y Nat Trotman, Guggenheim Museum, Bilbao

Del 9 de noviembre de 2010 al 6 de marzo del 2011