Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro
 

 


 

 

Lúa Coderch

Treball de Camp, 2015

2 vinilos transparentes, 11’58” i 11’58”
33 rpm

(Composición: Erica Wise)

treballdecamp

Desaparecer, dejar rastro, rastrear y concatenar historias para construir un relato, a veces vital… Todos estos conceptos no son ajenos a la práctica de Lúa Coderch, un trabajo que se ancla en la realidad y en la memoria y que destaca por su rigurosidad, precisión, profundidad y por ser sutilmente juguetón y subversivo.

Las derivas y el relato son una parte esencial de su trabajo. La concatenación de ideas, hechos, anécdotas y situaciones configuran hipertextos y recorridos no jerarquizados, a la manera de derivas, en el transcurso de las cuales se construye el relato. Es el caso del vídeo Oro (2014), una narración a partir de referencias y material visual muy diversos, sobre cómo se generan el valor y el carisma y su relación con la distancia, la opacidad y la apariencia.

El relato en primera persona también es habitual en su práctica, como es el caso de Night in a Remote Cabin Lit by a Kerosene Lamp (2015), una breve correspondencia videográfica entre dos personas, cuyo leitmotiv es la construcción de refugios en la naturaleza, aunque la precariedad de las estructuras las convierte en el punto de partida para pensar en nuestras formas de habitar y de relacionarnos con el mundo.

La naturaleza, su exploración y, digamos, deconstrucción / reconstrucción, vuelve a aparecer en  Or, Life in the Woods (2012-2014) primero y, más recientemente, en Treball de Camp (2015), una pieza sonora producida por Cal Cego en la que la artista ha recorrido los campos de olivares y el humilde bosque que lo circunda de la zona del Penedés, registrando los sonidos que van construyendo la idea de paisaje. Así, selecciona sonidos que la artista considera susceptibles de ser cantables a posteriori, como pájaros, abejas o el viento, mientras discrimina otros como coches o aviones. Esta aproximación  convierte la pieza en un ejercicio de paisajismo sonoro, no muy diferente del que podría hacer un paisajista que utilizara el dibujo. Llegados a este punto se podrían empezar a disparar las conexiones con aquel dibujante del film “El contrato del dibujante” de Peter Greenaway que también recibía el encargo de dibujar un paisaje cotidiano y domesticado, punto en el que finalizarían las similitudes con Lúa Coderch, puesto que, a diferencia de Mr. Neville, Coderch no se encuentra confrontada a intrigas ni complots. Al contrario, una vez finalizado el registro sonoro, la artista se somete a un proceso puramente técnico y laborioso, nada espectacular (y que por eso mismo prefiere mantener desapercibido), consistente en desmontar los sonidos uno tras otro, ralentizarlos o acelerarlos para acercarlos al registro de la voz humana para, a continuación, memorizarlos, interpretar pequeños fragmentos de sonido, registrarlos y devolverles la velocidad original para ir substituyendo uno a uno los sonidos naturales por su equivalente en la versión, digamos, cantada. En definitiva, someterse a un trabajo laborioso y preciso para producir un paisaje sonoro absolutamente construido que sustituye al natural de una manera verosímil.

Al principio del texto hablábamos de una aproximación subversiva y juguetona. Ambos aspectos están muy presentes en Treball de camp, aunque siempre precedidos por el adverbio sutilmente. La sutilidad es la que hace que no sea obvio que los sonidos que escuchamos no son los naturales. La audición de la pieza provoca ciertos momentos de irritación, de tener la sensación de que algo no encaja, de momentos orquestados o demasiado compuestos. La irritación o la sospecha son precisamente lo que refuerza la atención y, con ella, la necesidad de investigar, de averiguar qué es exactamente lo que provoca extrañeza, intentar comprender y descubrir la construcción del mecanismo para pensar y hacernos preguntas, de nuevo, acerca del yo y el paisaje, que es lo mismo que decir, sobre nuestra relación con el mundo.

Montse Badia

 


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

 

 


 

 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_CentroObras_Centro

 

 


Lúa Coderch

 (Iquitos, Perú, 1982)

Lúa Coderch es Máster en Producción e investigación artística (2012) y licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona tras su paso por l’Escola Massana en la especialidad de escultura.

Creadora de una obra hilvanada en torno a la invención de historias y/o la fabulación que se desprende de imágenes tan aparentemente anodinas y cotidianas como evocadoras y sugerentes para la imaginación de quien se tope con ellas, buena parte del interés de la obra de Lúa Coderch radica en su capacidad de  señalar ausencias, relatar lo inexplicable por vía de una precisa e hipnótica narración y fomentar la creación de plataformas susceptibles de conectar con el espectador bien a través de objetos, anécdotas o voces, bien a través de situaciones que permitan la reactualización de significados y, en consecuencia, el acceso a otras lecturas perfectamente posibles.

Según se desprende de las palabras de la propia artista, todo, absolutamente todo, es susceptible de afectarnos y, en la medida en que esto es así, no sólo nada es inamovible sino que puede ser el inicio de una cadena de actuaciones de la que nada ni nadie debería ser excluido. En realidad, para no acceder al estadio del olvido, basta con reactivar mediante nuestra aportación cuanto nos impele a tirar del hilo.

Partiendo de lo dicho hasta aquí podríamos afirmar que la obra de Lúa Coderch, independientemente del modo en que se materializa -es decir: video, fotografía, escultura, instalación, sonido, etc.- es un peldaño más en el proceso de reactualización de aquello que le afecta, de aquello que le causa mella y de aquello que permite y nos permite entender el arte no como lo que tiende hacia la relajación sino como lo que aboga por el imperioso deseo de arder. O como aquello que, según dice Vila-Matas en relación a Bolaño, permite que las tinieblas se conviertan, algún día, en claridad.

Frederic Montornés


_Mes_Obres


 

  treballdecamp

 


Artiste_Anterior          Artista_Siguiente


 


John Coplans en Yo, me, mí, contigo
Sala de exposiciones, Diputación de Huesca

JCO.0001-


 

John Coplans en la Diputación de Huesca

“Body Language I-V” de John Coplans participa en la exposición “Yo, me, mí, conmigo”, comisariada por Pedro Vicente. Sala de Exposiciones de la Diputación de Huesca
Del 27 de noviembre de 2015 al 21 de febrero de 2016



Rodney Graham a El peso de un gesto
Caixaforum, Barcelona

RG.0001
 


 

Rodney Graham en Caixaforum

“Schoolyard tree, Vancouver” de Rodney Graham participa en la exposición “El peso de un gesto”. Caixaforum, Barcelona
Del 11 de febrero al 1 de mayo de 2016