Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro
 

 


Wilfredo Prieto

Un segundo de horizonte, 2010

Instalación | Línea laser 360 grados

Dimensiones variables

WP.001-

 

Con Un Segundo de horizonte Wilfredo Prieto inicia una serie de piezas en las cuales investiga el género paisajístico desde una perspectiva propia. Era la pieza principal de la exposición Negro, Mate, Seco, que se pudo ver en NoguerasBlanchard, Barcelona en 2009. Al entrar en el espacio encontramos distintos objetos que podrían ser utilizados en el sector de la construcción: una linterna, un casco, una cerilla, o un nivel. Es este último elemento el que produce Un segundo de horizonte: una línea de láser de 360º que se dibuja por las paredes de la sala de exposiciones, evocando un paisaje vespertino, y abrazando el resto de las piezas. Cuando el visitante entra y camina por el espacio, hay un momento en el cual el láser golpea sus ojos y lo deslumbra, creando un paralelismo con la observación de ese segundo en el que el sol sale o se pone.
El nivel láser esta colocado a la vista, de manera accidental. El artista recrea un paisaje simbólico pero, a su vez, un environment donde sitúa al público en un entorno de trabajo, en un in pass entre una acción anterior y una acción por llegar. Pareciera como si algo se ha quedado a medio hacer, o algo esta a punto de comenzar. Como en muchos de los trabajos de Prieto, el juego poético surge del choque conceptual que se produce al yuxtaponer dos realidades diferentes. A partir de materiales de construcción, de su posicionamiento en el espacio, y de la lectura que hace el espectador, se recrea un paisaje. Se podría decir que en la manera de hacer de Prieto, uno de los elementos básicos es la imaginación, utilizada como motor mismo de la creación y como resorte para que la elocuencia del gesto genere nuevos momentos y espacios. Mediante esos gestos mínimos de incidencia máxima Prieto genera nuevas lecturas e interpretaciones imprevistas que, de manera sutil, rompen con lo estandarizado y normativo.

Como en la mayoría de su trabajo, aquí el artista se convierte en una suerte de observador de la realidad, de explorador e investigador de lo cotidiano, y su función se reduce casi a señalar y evidenciar ciertos aspectos del mundo, modificando su significado con pequeños gestos que dislocan la perspectiva de la razón. Parece que cada vez Prieto interviene menos en sus trabajos, y va dejando más espacio al espectador.
Tras esta obra, Prieto ha seguido indagando en la tradición paisajística con obras como Pradera constructivista y deconstructivista, vista desde el sofá de la casa con los pies sobre la mesa, o Paisaje con la caída de Ícaro, ambas de 2011. En estos trabajos vuelve a incurrir en ese paisaje propio realizado con objetos cotidianos sacados de contexto que nos llevan a imaginar nuevos posibles escenarios.
Juan Canela

 


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro   Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro