Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Dan Graham

Star of David-Hamburger Version, 2001

Escultura | Latón plateado, cristal revestido de NiCr, madera y pintura
45,8 x 99,5 x 99,5 cm.

 

Híbridos entre la arquitectura y la escultura, los pabellones de Dan Graham son estructuras metálicas con cristal y espejos polarizados, transparentes y reflectantes al mismo tiempo, instalados en espacios públicos, parques o instituciones culturales. Su complejidad óptica cristaliza una complejidad de relaciones –entre el que mira y el que es mirado, entre aquel reflejado y el que queda invisible y oculto por el reflejo, entre la estructura misma y su ambiente circunscrito en su interior por el reflejo– donde las expectativas del espectador se ven estimuladas y truncadas al tiempo, demostrando cómo las formas de la ciudad afectan al comportamiento del ciudadano. En los pabellones, no sólo el movimiento del espectador sino cualquier cambio ambiental debido a la intensidad de luz o al clima determinan una lectura cambiante donde objeto y sujeto se confunden prismáticamente, donde el descubrimiento de uno mismo como espectador está en relación directa con esa autoconciencia que el pabellón parece tener de sí mismo.

Estas estructuras nacen de una afirmación sobre la historicidad del espacio público: de los pabellones de jardín en el barroco, de las enseñanzas de Venturi, Scott y Brown y, sobre todo, del libro Delirious New York de Rem Koolhaas, donde lo urbano se entendía como una concatenación de espacios de entretenimiento. A pesar de estas referencias posmodernas, su lenguaje deriva de las formas que el minimalismo adoptó como gramática: el cubo elemental proviene de la estructura en retícula de la ciudad estadounidense, de la unidad mínima del bloque urbano empequeñecido a escala. Esa misma reducción se extiende también al ambiente natural: Graham ha explicado cómo sus pabellones adoptan las formas de la media puesta de sol de las pinturas de Robert Mangold, de esas situaciones que se producen en el ocaso diario de las grandes ciudades, cuando la polución vuelve la luz de color tostado.

Esta sucesión de referencias también hace semántica la elección del espejo polarizado, material fundamental de las grandes corporaciones en sus hitos urbanos, que permite un efecto de vigilancia singular, transparente desde dentro y reflectante desde fuera, ocultando la idea de producción económica que acontece en su interior. Si reflejando el cielo, las corporaciones se identifican con la naturaleza, los pabellones reflejan por el contrario a un espectador activo y consciente de esas contradicciones necesarias en la lectura del centro de la ciudad: los pabellones son como el reverso crítico de la situación de poder al mirar desde la cima de un rascacielos.

Para Dan Graham las maquetas son fundamentales, y no un simple paso intermedio de trabajo. Una maqueta remite a su uso en propuestas arquitectónicas como planteamiento fantástico o de propaganda previo a que una obra llegue a ser realizada. Utilizadas en el campo del arte, con la economía de formas que el artista impone, manifiestan la potencialidad de las estructuras finalmente construidas: la posibilidad de lectura espacio temporal que un cuerpo puede realizar de un objeto significativo, hibridando forma estética y conjunto urbano en el espacio crítico y público de la mirada de su espectador.

Manuel Segade


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro


linea_baja
 

 


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_CentroObras_Centro


Dan Graham

(Urbana, Illinois, 1942)

Dan Graham ha producido durante casi medio siglo un cuerpo de trabajo teórico y artístico fundamental sobre las funciones ideológicas y sociales de los sistemas culturales contemporáneos. Sin otra formación que el bachillerato, fundó a los veintidós años la John Daniels Gallery en Nueva York, donde realizó exposiciones con artistas como Donald Judd, Dan Flavin o Robert Smithson, además de promover la primera exposición individual de Sol Lewitt. Ante el fracaso económico del proyecto y la falta de medios de producción, se embarcó en la escritura sobre televisión, música popular y aspectos del arte contemporáneo. En 1965 inicia su trabajo Homes for America (1966-67) un ensayo con imágenes que constituye una de las obras seminales del conceptualismo. Durante los años 70 experimentó con el tiempo y la mediación espacial del cuerpo por medio de performances y trabajos en vídeo. A partir de los 80, su producción ha estado ligada a la construcción de pabellones de espejo y cristal, híbridos entre la arquitectura, la escultura y el urbanismo que negocian con el espectador la concepción semiótica del espacio público común. De su enorme influencia da cuenta su participación en Documenta 5, 6, 7, 9 y 10 (1972, 1977, 1982, 1992 y 1997).

Manuel Segade

 


_Mes_Obres


Dan GrahamDan Graham Dan Graham Dan Graham

Artiste_Anterior
           Artista_Siguiente
 



Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Dan Graham

Left: Glass elevator traversing sites of Artium Park Avenue, New York, 1987 / Right: Chemcore Artium B terminal garden, New York, 1987

Fotografía | C-print
35 x 27,5 cm.
DGR.0004-

Su experiencia fracasada como galerista despertó un interés creciente en Dan Graham sobre el marco socioeconómico de la producción artística: en esos inicios del conceptualismo, el debate entre arte y valor económico ocupaba un espacio fundamental. Influenciado por las teorías de Walter Benjamin, publicó una serie de artículos a comienzos de los años 60 entendidos como obras de arte insertadas en medios efímeros que, al ser publicados en revistas, se veían desprovistos de la carga de valor que conllevaba la obra de arte convencional. Fue también la influencia de las lecturas de Benjamin, junto a la pasión por la vanguardia futurista, lo que estimuló a Dan Graham a profundizar en una visión cinemática de la ciudad centrada en las nuevas formas arquitectónicas de New Jersey, donde series de casas idénticas se construían siguiendo las líneas de circulación de las autopistas suburbanas para acoger el incremento migrante de la población a partir de la Segunda Guerra Mundial.

Dan Graham partió de la noción semiótica de cliché, influido por el uso de los estereotipos del lenguaje impreso en el artista Marcel Broodthaers, y comenzó a tomar imágenes con una Kodak Instamatic amateur, para generar esa dimensión banal que las haría interesantes para su publicación en Esquire, medio que denunciaba la alienación de la arquitectura vernacular. Junto a un análisis textual, acabarían publicadas como Homes from America, en Arts Magazine en 1966. Dan Graham insistió en que sus referencias eran canciones populares como Mr. Pleasant de The Kinks o Nowhere Man de The Beatles. Lo cierto es que logró revelar la naturaleza ambiental de la estética seriada y topológica del arte minimalista de Donald Judd, transcribir en clave cultural esas formas industriales porque provenían de una realidad social susceptible de ser documentada.

En las últimas décadas continuó este trabajo fotográfico con diferentes espacios suburbiales, creando un fascinante sistema de relaciones, de repeticiones y diferencias que se extienden espacial y temporalmente desde aquel trabajo seminal, cuestionando la arquitectura, sus elementos idiosincráticos en su banalidad, revelando las permeabilizaciones del espacio privado en lo público y, en definitiva, sus funciones como articuladores de la organización social. Proveniente de una familia judía de clase media alta, el interés de Dan Graham radicaba en la conciencia de la intensidad cultural de la nueva clase media inmigrante: como un voyeur, retrataba los hogares desde restaurantes drive-in, desde la carretera, donde la cualidad abstracta de las estructuras industriales, los colores que identifican las construcciones, permiten hablar de la productividad social del suburbio, para él centrada en la cultura juvenil como resistencia al orden establecido determinado por la intercambiabilidad de sus estructuras modulares de vida, paralelas a la estandarización de la familia nuclear para la que fueron concebidas. Iniciadas en el mismo momento del triunfo del Pop y continuadas hasta finales de los años 90, estas imágenes son para Dan Graham –como se decía en los textos coetáneos del influyente historiador T. J. Clark– celebraciones políticas de la naturaleza revolucionaria de la cultura pequeño burguesa dentro de un sistema social inmovilista.

Manuel Segade


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro


linea_baja


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Dan Graham

House, Entrance, Jersey City, 1978

Fotografía | C-print
51,5 x 51,5 cm.
DGR.0003
Su experiencia fracasada como galerista despertó un interés creciente en Dan Graham sobre el marco socioeconómico de la producción artística: en esos inicios del conceptualismo, el debate entre arte y valor económico ocupaba un espacio fundamental. Influenciado por las teorías de Walter Benjamin, publicó una serie de artículos a comienzos de los años 60 entendidos como obras de arte insertadas en medios efímeros que, al ser publicados en revistas, se veían desprovistos de la carga de valor que conllevaba la obra de arte convencional. Fue también la influencia de las lecturas de Benjamin, junto a la pasión por la vanguardia futurista, lo que estimuló a Dan Graham a profundizar en una visión cinemática de la ciudad centrada en las nuevas formas arquitectónicas de New Jersey, donde series de casas idénticas se construían siguiendo las líneas de circulación de las autopistas suburbanas para acoger el incremento migrante de la población a partir de la Segunda Guerra Mundial.

Dan Graham partió de la noción semiótica de cliché, influido por el uso de los estereotipos del lenguaje impreso en el artista Marcel Broodthaers, y comenzó a tomar imágenes con una Kodak Instamatic amateur, para generar esa dimensión banal que las haría interesantes para su publicación en Esquire, medio que denunciaba la alienación de la arquitectura vernacular. Junto a un análisis textual, acabarían publicadas como Homes from America, en Arts Magazine en 1966. Dan Graham insistió en que sus referencias eran canciones populares como Mr. Pleasant de The Kinks o Nowhere Man de The Beatles. Lo cierto es que logró revelar la naturaleza ambiental de la estética seriada y topológica del arte minimalista de Donald Judd, transcribir en clave cultural esas formas industriales porque provenían de una realidad social susceptible de ser documentada.

En las últimas décadas continuó este trabajo fotográfico con diferentes espacios suburbiales, creando un fascinante sistema de relaciones, de repeticiones y diferencias que se extienden espacial y temporalmente desde aquel trabajo seminal, cuestionando la arquitectura, sus elementos idiosincráticos en su banalidad, revelando las permeabilizaciones del espacio privado en lo público y, en definitiva, sus funciones como articuladores de la organización social. Proveniente de una familia judía de clase media alta, el interés de Dan Graham radicaba en la conciencia de la intensidad cultural de la nueva clase media inmigrante: como un voyeur, retrataba los hogares desde restaurantes drive-in, desde la carretera, donde la cualidad abstracta de las estructuras industriales, los colores que identifican las construcciones, permiten hablar de la productividad social del suburbio, para él centrada en la cultura juvenil como resistencia al orden establecido determinado por la intercambiabilidad de sus estructuras modulares de vida, paralelas a la estandarización de la familia nuclear para la que fueron concebidas. Iniciadas en el mismo momento del triunfo del Pop y continuadas hasta finales de los años 90, estas imágenes son para Dan Graham –como se decía en los textos coetáneos del influyente historiador T. J. Clark– celebraciones políticas de la naturaleza revolucionaria de la cultura pequeño burguesa dentro de un sistema social inmovilista.

Manuel Segade


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

linea_baja


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Dan Graham

Top: House Minneapolis, 1986; Bottom: House Vancouver, 1996, 1986-1996

Fotografía
51,5 x 51,5 cm.
DGR.0002-

Su experiencia fracasada como galerista despertó un interés creciente en Dan Graham sobre el marco socioeconómico de la producción artística: en esos inicios del conceptualismo, el debate entre arte y valor económico ocupaba un espacio fundamental. Influenciado por las teorías de Walter Benjamin, publicó una serie de artículos a comienzos de los años 60 entendidos como obras de arte insertadas en medios efímeros que, al ser publicados en revistas, se veían desprovistos de la carga de valor que conllevaba la obra de arte convencional. Fue también la influencia de las lecturas de Benjamin, junto a la pasión por la vanguardia futurista, lo que estimuló a Dan Graham a profundizar en una visión cinemática de la ciudad centrada en las nuevas formas arquitectónicas de New Jersey, donde series de casas idénticas se construían siguiendo las líneas de circulación de las autopistas suburbanas para acoger el incremento migrante de la población a partir de la Segunda Guerra Mundial.

Dan Graham partió de la noción semiótica de cliché, influido por el uso de los estereotipos del lenguaje impreso en el artista Marcel Broodthaers, y comenzó a tomar imágenes con una Kodak Instamatic amateur, para generar esa dimensión banal que las haría interesantes para su publicación en Esquire, medio que denunciaba la alienación de la arquitectura vernacular. Junto a un análisis textual, acabarían publicadas como Homes from America, en Arts Magazine en 1966. Dan Graham insistió en que sus referencias eran canciones populares como Mr. Pleasant de The Kinks o Nowhere Man de The Beatles. Lo cierto es que logró revelar la naturaleza ambiental de la estética seriada y topológica del arte minimalista de Donald Judd, transcribir en clave cultural esas formas industriales porque provenían de una realidad social susceptible de ser documentada.

En las últimas décadas continuó este trabajo fotográfico con diferentes espacios suburbiales, creando un fascinante sistema de relaciones, de repeticiones y diferencias que se extienden espacial y temporalmente desde aquel trabajo seminal, cuestionando la arquitectura, sus elementos idiosincráticos en su banalidad, revelando las permeabilizaciones del espacio privado en lo público y, en definitiva, sus funciones como articuladores de la organización social. Proveniente de una familia judía de clase media alta, el interés de Dan Graham radicaba en la conciencia de la intensidad cultural de la nueva clase media inmigrante: como un voyeur, retrataba los hogares desde restaurantes drive-in, desde la carretera, donde la cualidad abstracta de las estructuras industriales, los colores que identifican las construcciones, permiten hablar de la productividad social del suburbio, para él centrada en la cultura juvenil como resistencia al orden establecido determinado por la intercambiabilidad de sus estructuras modulares de vida, paralelas a la estandarización de la familia nuclear para la que fueron concebidas. Iniciadas en el mismo momento del triunfo del Pop y continuadas hasta finales de los años 90, estas imágenes son para Dan Graham –como se decía en los textos coetáneos del influyente historiador T. J. Clark– celebraciones políticas de la naturaleza revolucionaria de la cultura pequeño burguesa dentro de un sistema social inmovilista.

Manuel Segade


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro

linea_baja


Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro

linea_baja

Dan Graham

Untitled (modèle pavilion), 2005

Escultura | Base de acero inoxidable. Espejos de dos caras. Pabellón triangular con una cara convexa y una cara cóncava
86 x 86 x 64 cm. | Base: 107 x 107 x 6 cm.
DGR.0001-

 

Híbridos entre la arquitectura y la escultura, los pabellones de Dan Graham son estructuras metálicas con cristal y espejos polarizados, transparentes y reflectantes al mismo tiempo, instalados en espacios públicos, parques o instituciones culturales. Su complejidad óptica cristaliza una complejidad de relaciones –entre el que mira y el que es mirado, entre aquel reflejado y el que queda invisible y oculto por el reflejo, entre la estructura misma y su ambiente circunscrito en su interior por el reflejo– donde las expectativas del espectador se ven estimuladas y truncadas al tiempo, demostrando cómo las formas de la ciudad afectan al comportamiento del ciudadano. En los pabellones, no sólo el movimiento del espectador sino cualquier cambio ambiental debido a la intensidad de luz o al clima determinan una lectura cambiante donde objeto y sujeto se confunden prismáticamente, donde el descubrimiento de uno mismo como espectador está en relación directa con esa autoconciencia que el pabellón parece tener de sí mismo.

Estas estructuras nacen de una afirmación sobre la historicidad del espacio público: de los pabellones de jardín en el barroco, de las enseñanzas de Venturi, Scott y Brown y, sobre todo, del libro Delirious New York de Rem Koolhaas, donde lo urbano se entendía como una concatenación de espacios de entretenimiento. A pesar de estas referencias posmodernas, su lenguaje deriva de las formas que el minimalismo adoptó como gramática: el cubo elemental proviene de la estructura en retícula de la ciudad estadounidense, de la unidad mínima del bloque urbano empequeñecido a escala. Esa misma reducción se extiende también al ambiente natural: Graham ha explicado cómo sus pabellones adoptan las formas de la media puesta de sol de las pinturas de Robert Mangold, de esas situaciones que se producen en el ocaso diario de las grandes ciudades, cuando la polución vuelve la luz de color tostado.

Esta sucesión de referencias también hace semántica la elección del espejo polarizado, material fundamental de las grandes corporaciones en sus hitos urbanos, que permite un efecto de vigilancia singular, transparente desde dentro y reflectante desde fuera, ocultando la idea de producción económica que acontece en su interior. Si reflejando el cielo, las corporaciones se identifican con la naturaleza, los pabellones reflejan por el contrario a un espectador activo y consciente de esas contradicciones necesarias en la lectura del centro de la ciudad: los pabellones son como el reverso crítico de la situación de poder al mirar desde la cima de un rascacielos.

Para Dan Graham las maquetas son fundamentales, y no un simple paso intermedio de trabajo. Una maqueta remite a su uso en propuestas arquitectónicas como planteamiento fantástico o de propaganda previo a que una obra llegue a ser realizada. Utilizadas en el campo del arte, con la economía de formas que el artista impone, manifiestan la potencialidad de las estructuras finalmente construidas: la posibilidad de lectura espacio temporal que un cuerpo puede realizar de un objeto significativo, hibridando forma estética y conjunto urbano en el espacio crítico y público de la mirada de su espectador.

Manuel Segade


Flecha_Top_Centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro


linea_baja