Encabezado_ArtistasYobras_centro


Biografia_Centro Flecha_Der_CentroObras_Centro
Flecha_Izq_Centro
 

 



Antoni Abad
 

La distància recorreguda en triar
Vidas de artistas de Vasari…, 1994

Escultura | Dimensiones variables

AA.0002-

 

Esta escultura pertenece a la serie “Medidas menores”, que se sitúa en un punto clave en su trayectoria artística, dado que supone la transición entre un largo e intenso recorrido como escultor y un interés inicial por los medios audiovisuales. A raíz de una estancia de seis meses en The Banff Centre for the Arts, en Canadá, un centro de referencia internacional en cuanto a la investigación creativa con nuevos medios tecnológicos, Antoni Abad se planteó el paso de la escultura al vídeo en un mismo proyecto, pero conservando un único objetivo conceptual. Como consecuencia lógica de sus anteriores trabajos en los que usaba cintas métricas, Abad inicia este proyecto, “Medidas menores”, cuyo objetivo era medir obsesivamente todas aquellas acciones realizadas a lo largo de un día, y que él mismo describía en estos términos: “La distancia recorrida al despertarme, levantarme, … encender un Chester, … saborear el café, volver al estudio, … fijar los palmos, retroceder unos pasos, observar el resultado, … entrar en la librería, esperar mi turno, echar un vistazo a los libros expuestos, elegir Vidas de Artistas de Vasari, … apagar el televisor, leer algunas páginas de Vasari, preparar el despertador, apagar la luz, dormirme, el once de agosto de 1994”.

A partir de esta decisión, Abad presentó una videoinstalación en la que vemos su propia mano midiendo una de las paredes de la sala en que se realiza la proyección a base de palmos, una larga línea de neón encima de la que se inscribe el listado de las acciones cotidianas y una serie de esculturas del molde en aluminio, también de su mano, que nos permiten visualizar a base de palmos, abiertos y cerrados, las distancias recorridas al realizar algunas de las acciones cotidianas descritas por el artista.

En primer lugar, debe decirse que, como en algún otro trabajo suyo, el punto de partida nos sitúa ante un proyecto de una dimensión prácticamente inalcanzable. Convertir todas las acciones diarias en distancias medidas a base de palmos de aluminio sería casi imposible, así como también lo es que su vídeo Ego estuviera realizado en todos los idiomas posibles que existen en el planeta. Al mismo tiempo, también es cierto que estas propuestas enlazan con algunos de los planteamientos conceptuales más estrictos de la década de los setenta, cuando, por ejemplo, On Kawara insiste en pintar obsesivamente la fecha del día en que se pinta la pintura, en un giro tautológico que hace que estos trabajos se impongan, precisamente por la firmeza y la constancia de unos hitos inalcanzables.

La serie “Medidas menores” tiene como punto de partida una observación de la realidad inmediata como siempre ha mostrado su trabajo, una atención simple pero que él ha ido haciendo más y más compleja a base de ir investigando sobre los nuevos medios tecnológicos y sus posibilidades creativas, lo que provocó que ésta fuera una de sus últimas esculturas para inclinarse definitivamente por el vídeo y ahora últimamente por las múltiples posibilidades creativas y comunicativas que nos ofrecen los móviles de última generación

Glòria Picazo


Flecha_Top_Centro


Biografia_CentroFlecha_Der_CentroObras_CentroFlecha_Izq_Centro